Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

¿Es lo mismo un cuento que un relato corto?




Esta semana traigo un tema de debate: ¿cuento y relato corto, sinónimos? Sí. Te voy a hacer pensar o quizá no. Es probable que tengas tan arraiga la idea de la sinonimia de estos términos, que todo lo que leas a partir de aquí, te resulte casi ridículo. Aun así, me arriesgaré. Soy consciente de que voy a entrar en un terreno pantanoso, pero voy a por ello, porque como filóloga, este tema me chirría. 

En los últimos años, muchos escritores señalan el relato corto y el cuento como sinónimos. Debo reconocer que este es un post que me ha costado mucho escribir (hasta unos minutos antes de publicarlo he estado cambiando y añadiendo cosas). Y es que lejos de intentar convencer a nadie, ni mucho menos sentar cátedra, no puedo evitar plantear la diferencia que, para mí, existe entre ambos.

Parece que el término cuento, en general, no gusta. Tiene connotaciones negativas. A nadie le gusta que lo reconozcan dentro del mundo literario como un cuentista. Difícil ya resulta hacerse un hueco en esta vorágine literaria de la que disfrutamos en la actualidad como para, una vez conseguido, seas el cuentista.

Todos tenemos una opinión y, en definitiva, podemos hablar del grupo que considera que se tratan de términos sinónimos y del que no.
Por ello, y desde la posición más objetiva de la que soy capaz de posicionarme, intentaré presentar la situación. Para ello, comienzo con la definición.

¿Qué es un relato?

Si atendemos a la RAE encontramos estas dos acepciones:

1.  Conocimiento que se da, generalmente detallado, de un hecho.
2.  Narración, cuento. 

Por tanto, un relato puede ser una novela, un cuento, una novela corta, un artículo, un libro de aventuras… En definitiva, todo lo que se relata.

¿Qué es un cuento?

También tomando a la RAE como referencia, el cuento es:

1.     Narración breve de ficción.
2.   Relato, generalmente indiscreto, de un suceso.
3. Relación, de palabra o por escrito, de un suceso falso o de pura invención.

Aquí la cosa se complica. Si la narración es discreta ¿hablamos de relato y no de cuento?
Parece que queda claro que lo ficticio es cuento mientras que lo real es relato. O no.


Una vez vistas las diferencias entre ambos términos, ¿qué ocurre con el relato corto? ¿dónde lo situamos?

Por norma general, “corto” es el apellido que se le adjudica a un relato para indicar su brevedad, para diferenciarlo de uno largo como una novela, por ejemplo. Pero recuerda, que proviene del verbo relatar, es decir, contar algo y no olvides que ese algo, ese relato puede ser de ficción o no ficción, aquí hablamos, por ejemplo, de una noticia.
En este sentido, hay una tendencia modernista a aceptar como sinónimos cuento y relato corto. Influenciado también por el sentido peyorativo de cuento como cuentista que antes te decía.

Al final, solo se trata de nomenclatura, qué relevancia puede tener y, sobre todo, ¿qué aporta esta diferenciación? Yo voy a seguir escribiendo igual, estarás pensando. Tienes razón, pero, como te he dicho, soy filóloga y no puedo evitar plantearme el problema de la nomenclatura.

Te expongo entonces la opinión de dos personas especializadas en el tema.

Ángeles Ezama Gil, profesora titular de Filología Española en la Universidad de Zaragoza y autora de diversos estudios sobre el cuento, sostiene que la diferencia entre ambos términos es evidente. Y así me lo explica:

“El término cuento es mucho más preciso. Con cuento hacemos referencia a una narración breve en la que la anécdota es fundamental. Su brevedad es la nota característica, ahora bien, cual es esa brevedad no es posible acotarla de modo estricto. También hay que tener en cuenta que el cuento, por su existencia periodística, entra a menudo en contacto con otras formas breves de relato con las que conforma modalidades híbridas. Así podemos hablar de los anticuentos de Juan José Millas y, mucho antes que estos, los cuentos de Clarín y Pardo Bazán. También configura modalidades híbridas con las escenas teatrales, con el artículo costumbrista… Es un género muy proteico.”
Por su parte, del relato corto, habla así:
“El término relato breve es mucho más laxo, menos comprometido a la hora de referirse a narraciones cortas de diferentes longitudes; puede denominar al cuento y a la novela corta. Es mucho menos preciso. De ahí, que, con probabilidad se haya extendido tanto su uso.”
Te invito a visitar este interesante artículo sobre este tema escrito por Ángeles en Cervantes virtual. 

Ana Luisa Baquero Escudero, Catedrática de Literatura Española en la Universidad de Murcia y autora de diversos estudios monográficos como El cuento en la historia literaria.

Para Ana, estas imprecisiones terminológicas en las que el cuento se presenta como protagonista, son el germen que marca la evolución histórica de los géneros literarios.

Efectivamente, cada vez es más frecuente la asociación, como si se trataran de sinónimos, entre cuento y relato. Como yo he tenido ocasión de comentar, en más de una ocasión, el término relato implica la idea de narración sin las precisiones de brevedad. Tan relato es, para mí, el Poema del mío Cid, como Fortunata y Jacinta o "El dúo de la tos". En general se solía señalar, antes, cuando de cuentos se trataba, que eran relatos breves y, si no se especificaba esto, solía ser por ir asociado a la referencia a una colección de relatos, dando por sentado que estos eran cortos.” 


En definitiva, teniendo en cuenta que la línea que separa los significados de los verbos "contar" y "relatar" es algo imprecisa, desde mi punto de vista, los puntos que divergen entre ambos, me llevan a hablar de la independencia de estos géneros literarios, pese a los puntos de contacto que, como he comentado, puedan existir.

¿Qué opinas? ¿Para ti son sinónimos? Espero tus comentarios porque me gustaría conocer todas las opiniones posibles, sobre todo, las divergentes.

Comentarios

  1. Para mi no son sinónimos, son absolutamente diferentes, y la diferencia estriba en la forma. Para mi un relato (sin importar mucho su extensión) debe ser escrito o narrado en tercera persona; en cambio el cuento acepta otras formas de narración, sin importar mucho si es en primera, segunda, tercera o cualquier persona.
    Por supuesto mi punto de vista es meramente personal, pues no soy filologo ni cito a nadie, más que a mi mismo.
    Gracias por el artículo. Frecuentaré su blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. Como digo en el artículo es un tema un tanto pantanoso y que merece diversas posturas, que, en definitiva, son las que provocan las modificaciones e incluso nacimiento de diversos géneros. Es la evolución. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario